¡Mi perro se rasca!

¿Qué es el picor?

El prurito o picor es una sensación cutánea molesta e irritante que incita al

rascado.

El “umbral prurítico” es el nivel de picazón a partir del cual el paciente se da cuenta de que le pica y comienza a rascarse. Este umbral depende de cada individuo y sufre modificaciones constantes según el problema que lo esté provocando. También está muy condicionado por otros factores tales como actividad, los juegos o el aburrimiento.

¿Cómo detectar que mi perro se rasca?

El perro puede manifestar el prurito de cinco maneras diferentes:

  • Lamido
  • Rascado con las patas:
  • Sacudidas de cabeza
  • Mordisqueo de la zona
  • Frotado contra objetos

Las áreas corporales más afectadas en los perros con prurito son: la cara, pabellones auriculares, patas delanteras y traseras, axilas e ingles, base de la cola, tronco y zona ventral de tórax y abdomen. Según la causa que lo esté produciendo el picor será mayor o menos y estará afectada una zona u otra.

Las lesiones que se pueden ver en los perros con picores pueden ser: zonas alopécicas (sin pelo), piel enrojecida, costras, pigmentación amarronada del pelo producido por el lamido de la zona y excoriaciones (irritación profunda de la piel causada generalmente por el rascado del propio animal)

¿Cuáles pueden ser las causas de picores en el perro?

Las causas más frecuentes de prurito en el perro son las alergias y las infecciones de la piel.

  • Alergias: Las alergias pueden estar producidas por alérgenos ambientales (en la dermatitis atópica), alérgenos alimentarios o algunos parásitos como la pulga (en la dermatitis alérgica por picadura de pulga también llamada DAPP). La vía de entrada de los alérgenos puede ser percutánea (a través de la piel), digestiva o respiratoria.

En la dermatitis atópica los alérgenos se hallan en el medio ambiente. Éstos pueden encontrarse en el interior de la casa (mayoritariamente ácaros del polvo y ácaros de almacenamiento de la comida) o fuera de ésta (sobre todo pólenes).

  • Infecciones de la piel: Las infecciones en el perro pueden estar producidas por bacterias, hongos (sobre todo una levadura llamada Malassezia sp.) o parásitos (pulgas, ácaros de la sarna, piojos o cheyletiella).

Muchas veces las infecciones bacterianas o por levaduras son secundarias a un proceso alérgico y pueden intensificar el picor de estos pacientes.

  • Existen otras causas de prurito, en las cuales el picor sería secundario a otros procesos más graves como tumores, Leishmania (enfermedad transmitida por un mosquito llamado flebótomo), alteraciones hormonales, alteraciones del comportamiento o procesos inmunomediados.

¿Cuál es el tratamiento?

Para la realización de la mayoría de las terapias específicas es necesario conocer la causa que está produciendo el picor. Es por ello por lo que el tratamiento deberá ser instaurado por un veterinario, el cual determinará la causa del picor según los síntomas clínicos del animal.

Si la causa es una alergia alimentaria habría que eliminar de la dieta del paciente aquellos componentes que causan el problema. Esto se puede lograr utilizando ingredientes a los cuales el paciente no es alérgico o administrando dietas de proteína hidrolizada. En estos pacientes también en conveniente aplicar todas las medidas generales de manejo de un perro alérgico (medicamentos para el picor, baños, control de las infecciones secundarias…)

En la dermatitis atópica el tratamiento normalmente va encaminado a reducir los picores (con medicamentos inmunomoduladores o antihistamínicos mayoritariamente) y al control de las infecciones secundarias que pueden agravar el prurito. Normalmente son animales que tendrán una alimentación hipoalergénica ya que a veces pueden tener también reacción alérgica a algún alimento.

 

En otros casos el paciente puede ser candidato a inmunoterapia (vacunarle frente a lo que sea alérgico) para lo cual será indispensable reconocer los alérgenos involucrados en su cuadro clínico mediante las pruebas de alergia ambiental. La vacuna supone una terapia específica frente al problema y siempre que se pueda supondrá la mejor solución para el animal.

Si la causa del picor es parasitaria habrá que usar algún producto que nos asegure su erradicación así como hacer un control a largo plazo de ectoparásitos.

En el resto de enfermedades en las cuales el picor es secundario (alteraciones queratoseborreicas de la piel, Leishmania, alteraciones hormonales…) habrá que instaurar tratamiento para la causa que lo esté produciendo.

MANEJO GENERAL DE LOS PERROS ALERGICOS.

  • Control estricto de las pulgas con collares, pastillas o pipetas
  • Baños semanales con champúes especiales de tratamiento los cuales limpian de alérgenos la superficie de la piel, reestablecen la barrera cutánea y controlan las infecciones secundarias.
  • Evaluación de las infecciones secundarias de la piel.
  • Evaluación y control de las otitis (muy frecuentes en pacientes alérgicos)
  • Limpieza con productos antisépticos de las zonas interdigitales (espacios entre los dedos del animal y zonas de los pliegues)
  • Limpieza del ambiente para disminuir la presencia de ácaros en casa. Esto se puede conseguir usando con mucha frecuencia el aspirador, retirando en la medida de lo posible alfombras y mantas y usando camas y fundas antiácaros para el animal.
  • Uso de envases de pienso de poco tamaño, lo cual evitará que el saco permanezca abierto mucho tiempo y pueda contaminarse con ácaros de almacenamiento, así como mantenerlos separados del suelo y bien cerrados.
  • Administración de ácidos grasos omega 3 y omega 6 los cuales no solo mejoran la calidad de la piel y el pelo sino que también tiene un efecto antiinflamatorio y reducen la sensación de picor.

 

En conclusión, cada vez son más frecuentes los problemas de piel en la práctica veterinaria. Son muchos los pacientes que sufren las molestias de tener que vivir con picores y en Centro Veterinario Covaresa somos conscientes de ello. Es por ello por lo que disponemos de los conocimientos y los tratamientos más actualizados sobre dermatología.

No dudes en preguntarnos cualquier duda al respecto.